Top
Image Alt

VELETA 23

Nos encontramos ante el proyecto de reforma de un local comercial sin actividad previa. Tras un estudio pormenorizado del espacio y el entorno se creó un plan para el diseño de un Gastro Bar con Take Away, tal y como demandó la propiedad.

 

La inspiración

 

Lo primero que hicimos fue decidir en qué iba a estar inspirado nuestro diseño. De modo que tras un trabajo de campo del sector y con el deseo de crear un local con una fuerte personalidad y claramente diferente de la competencia, tomamos como referencia un estilo fresco, playero, con algún guiño surfero. Todo ello con un claro elemento como hilo conductor: la playa. Sus colores, texturas, formas… Creando así la imagen corporativa y los valores de la marca Veleta 23.

 

El nombre Veleta 23, surge como propuesta de la propiedad al tener un fuerte significado emocional, y se concluye como el más adecuado por ser sencillo, pegadizo y original, que junto a la tipografía e iconos adecuados, conformará la marca.

 

 

La puesta en marcha

 

Una vez establecido el perfil creativo que vamos a seguir, nos centramos en la intervención que llevamos a cabo. El local objeto de estudio se presenta con una partición interna y hemos de tener en cuenta tanto las puertas de entrada como los amplios vanos existentes en las tres fachadas.

 

Tras establecer un plan de necesidades guiado por las premisas de la propiedad, se pudo realizar la nueva distribución del establecimiento teniendo en cuenta aspectos tales como el desarrollo de la actividad, el uso que de la zona de mesas hace el consumidor, la amplitud espacial y visual o incluso, la incidencia de la luz a lo largo del día para cuestiones de iluminación y ahorro energético.

 

Tras diferentes estudios y consideraciones, la propuesta de reforma se basó en un planteamiento de línea fresca y playera con maderas desgastadas y colores vivos como grandes protagonistas. Revestimientos y texturas de tintes surferos que evocan a las playas californianas y que se conformó como punto de partida de este proyecto.

 

Los más de 80 comensales que acoge el local en su interior, pueden elegir entre diferentes áreas, dependiendo también del grado de intimidad que busquen. Se puede optar por mesas altas junto a las ventanas o estar más apartado en la zona de comedor. Y como punto de unión, una barra diseñada con una forma que invita y de algún modo promueve la comunicación y la informalidad de los usuarios.

 

Además de todo el espacio interior, el local dispone también de una terraza que se divide en dos zonas bien diferenciadas:

– El Take Away, para la compra y recogida de platos elaborados.

– El espacio para mesas altas, que ocupa la mayor parte de la terraza, y que está orientado hacia el campo de golf y el mar, con el fin de que el cliente pueda disfrutar de un aperitivo con una vista excepcional.

 

 

Distribución del espacio

 

Nos decantamos por compartimentar lo mínimo posible, ya que se trata de un espacio relativamente pequeño, para poder tener la mayor profundidad y espacialidad posible. La zona de mesas se presenta así como un comedor abierto con un gran ventanal de cristal sobre el que se dispuso un diseño de varas de madera con el logo del local, para dejar pasar la luz pero suavizar la visibilidad. La barra se encuentra a la entrada del local, ocupando gran parte del mismo y rodeando al espacio sobre el que emerge la cocina, la esclusa y el almacén, accesible por una puerta intermedia. Y por último los aseos, dispuestos en un lateral del local, aprovechando el punto de menor tránsito visible. En el exterior, una terraza en la línea de fachada principal termina de encajar las piezas de este puzzle.

Date: